viernes, 24 de junio de 2011

Un verdadero Ruido Blanco

Hace un par de semanas fui con mis amigos a la charla del destacado economista Marcel Claude [vea su curriculum acá] en el Aula Magna de la Universidad Santa María, donde se iba a hablar de la factibilidad de la educación gratuita en Chile.

Estando ahí en el Aula Magna me di cuenta de que se estaban diciendo cosas muy importantes y que, a pesar de que el lugar estaba repleto de gente, muchas personas se estaban perdiendo estos valiosos argumentos para justificar que la educación gratuita es posible en Chile. Por eso, llegando a mi casa me puse a ver la twitcam de la charla que en ese momento se hacía en el frontis de la UPLA (se tuvo que hacer afuera porque llegó demasiada gente y no cabían en el auditorio). Así que agarre papel y lápiz, anotando todas las cosas importantes para poder publicarlas acá, que TODOS lo lean y sepan de que estamos hablando, por qué estamos peleando, y que no somos simplemente una patota de soñadores e ilusos.

Hablaré sobre las dos maneras más importantes de obtener financiamiento para lograr la educación gratuita en Chile:

1. Para empezar, todos sabemos que nuestro país se sustenta en gran parte gracias al cobre. Dentro de esta área económica sumamente importante tenemos a dos grandes industrias mineras: CODELCO (perteneciente al Estado de Chile) y las empresas transnacionales (Privados que vienen a Chile a explotar el cobre). Actualmente el mercado del cobre esta distribuido de la siguiente forma: CODELCO tiene acceso a sólo un 27% (siendo que en el año 1971 Salvador Allende nacionalizó el cobre, haciendo que CODELCO llegara a tener el control del 80% de la empresa minera), mientras que a los privados les corresponde el 73% restante. CODELCO aporta alrededor de 7.000 millones de dólares al Estado de Chile mientras que los privados aportan con sólo 5.000 millones de dólares, es decir, "una cagá de plata" considerando que son dueños de aproximadamente 3/4 del cobre chileno y están dando menos plata que el propio CODELCO. Esto ha hecho que en sólo 2 años los privados han recuperado la inversión que hicieron durante 30 años!

Ustedes se preguntaran "Qué paso acá?", cómo es que pasamos de tener absoluto control de la minería de nuestro país en 1971 a tener sólo un cuarto del poder sobre nuestra principal riqueza? Simple... una terrible combinación: Pinochet + Piñera. Así es, en 1980 Augusto Pinochet nombró a Jose Piñera Echeñique (sí, hermano del susodicho) Ministro de Minería para "arreglar" el tema minero que aún estaba pendiente por cambiar, pues claramente no estaban de acuerdo con lo que hizo Allende. El Sr. Piñera creó así la famosa "Concesión Plena" que buscaba desnacionalizar el cobre, dándole el paso a las empresas privadas para poder, según ellos, invertir en la minería chilena pues el Estado no podía hacerlo por lo que era la única solución (¬¬!). Dentro de las cláusulas de esta nueva Ley de Minería estaba la siguiente: el Estado confiere a un privado la concesión plena para explotar una mina. Esta concesión no tiene fecha de término, es irrevocable, está protegida por el derecho de propiedad y si por cualquier circunstancia nuestro país quisiera recuperar esas riquezas debe indemnizar a su dueño pagando incluso el valor del yacimiento. Todo un regalo.

Es entonces gracias a la dupla Piñera+Pinochet que hoy cuesta tanto volver a nacionalizar el cobre. Ya sabemos que los políticos en general son flojos y ya firmar un papel les da lata, así que cambiar o derogar esta ley de la época de la dictadura quizás es pedirles mucho.

Sin embargo hay otra solución, el famoso Royalty. El Royalty minero es una regalía que debe pagar quien explota un recurso, generalmente no renovable de un país. En si no es un impuesto, es un derecho a, que se paga para poder extraer, en este caso los minerales. Y se les paga a todos los chilenos, a través de los pagos al Estado. [para saber más del Royalty click aquí]. La solución para que llegue más dinero al Estado sería entonces subir el porcentaje de Royalty que pagan las empresas privadas transnacionales para explotar nuestro cobre. Por qué no se hace? Simplemente nuestras autoridades NO QUIEREN. El Sr. Marcel Claude comentaba en su charla que sólo bastaba UNA FIRMA del jefe de Estado (del "presi" pa' los que no cachan) para que esto sucediera. Varios en el foro se preguntaban preocupados "pero si le subimos el royalty a las empresas transnacionales, no se van a ir?", la respuesta de Claude fue clara: " y a dónde se van a ir?! si Chile es el país con más cobre del mundo y aunque suban el royalty, será siendo el lugar donde menos impuestos cobran a los extranjeros".

Conclusión: La plata está! sólo basta que por una vez en la vida política de Chile, nuestro Presidente de la República se ponga los pantalones del pueblo y haga lo que le corresponde: velar por el bienestar de todos los chilenos y no por sus propios intereses, ni por el de sus amigos o familiares empresarios.

2. Chile es el país que más invierte en material bélico en el continente y uno de los países que gasta más dinero en defensa y fuerzas armadas en el mundo. El 3,6% del PIB de nuestro país es destinado a gasto militar, lo que es absolutamente descabellado comparándose con México (0,5% del PIB), Argentina (1,2% del PIB) y Uruguay (1,6% del PIB). La justificación de este innecesario gasto en armamento bélico es, para variar, culpa de Pinochet quien estableció en la Ley Reservada del Cobre que el 10% de las ventas de Codelco vaya directamente a las Fuerzas Armadas. Abolir esta normativa, que impide que muchos recursos por la venta del principal recurso chileno sean destinados a inversión social, fue uno de los puntos del programa de los primeros gobiernos de la Concertación, pero después de 20 años en el poder no cambiaron nada al respecto. Los militares siguen disfrutando de las jugosas ganancias del cobre, mientras los estudiantes nos endeudamos hasta la muerte.

Según Marcel Claude, bajando el gasto militar al 2% del PIB (que sigue siendo harto) ya el Estado estaría financiando la educación total de 3000 estudiantes. Es inconcebible que un país con la undécima economía más desigual del mundo, al mismo nivel de Zimbabue y Namibia, esté más preocupado de la guerra y la defensa que del bienestar de la mayoría de sus habitantes. Cuando 9 de cada 10 chilenos viven con 200 mil pesos al mes (400 dólares) es necesario que las prioridades de las autoridades políticas y económicas se concentren en terminar con la injusticia social.

Conclusión: ídem anterior, basta sólo un político y su firma para mejorar la vida de todo un pueblo.

Hay muchos problemas políticos en Chile, hay mucha “cochinada” en la política chilena, está muy manoseada, hay demasiados intereses creados, hay poca vocación, mucha ambición y mentiras a borbotones. Sólo nosotros podemos cambiarlo, así que por favor ABRAN LOS OJOS, INFÓRMENSE, LEAN INTERNET, NO LE CREAN A LA TELE E INSCRÍBANSE EN LOS REGISTROS ELECTORALES. La política decide TODO en un país, así que el que me dice que no le interesa o les da lo mismo la política está mal enfocado. No creo que les dé lo mismo quién decida cuánto valdrá el pan, qué les enseñarán a sus hijos en el colegio o qué podemos ver en la tele.

Bueno, volviendo al tema, acá hay un tapaboca para todos los que dicen que estamos peleando por una utopía. Esto no es ningún sueño imposible señores, la plata existe, es nuestro DERECHO a educarnos y está en manos de nuestras autoridades hacer que sus decisiones pasen de ser en función de privados a ser en función del bienestar del pueblo chileno.

Más info: http://marcelclaude.blogspot.com/

Twitcam: http://twitcam.livestream.com/5d6l3

2 comentarios:

Valentoing Parada dijo...

ESTO ESTA LA RAJA!!! ojala este texto lo vean muchas personas y que abran los ojos, la no realidad de algunos es la utopía que muchos dicen, pero poner los pies de vez en cuando en la tierra no le hace mal a nadie !!
Saludos ViñaMarino :)!!!

Valentina Salas dijo...

Soy viñamarinA =) Gracias por el comentario y la idea es que todo quien lea esto lo comparta con su gente y en las redes sociales para que todos sepan que esta lucha no es por una utopia sino que por un derecho real.

Ojala puedas compartirlo con MUCHA gente.

Saludos!