domingo, 4 de octubre de 2009

Mira, El Reloj Se Derritió

Los días se convierten en semanas, y las semanas se transforman en meses más rápido que hace un par de años atrás. Sólo percepción o realidad subjetiva? No sé, pero una vez alguien me dijo que había una explicación científica que afirmaba que las horas cada vez son más fugaces. Ni idea si es verdad o mentira, pero por lo menos yo lo siento así.

Ya es octubre de 2009, me detengo unos segundos para hacer un flashback analítico y me doy cuenta de cuantas cosas que me he propuesto no he hecho y cuantas cosas he hecho sin proponermelo; cuantas cosas he dejado de hacer y cuantas las continuo haciendo... en fin, nunca hay tiempo para todo porque por más que lo busco, la mayoría de las veces no lo encuentro o se me pierde entre la multitud.

Van casi dos años desde que salí del colegio... cómo cambian algunas personas en sólo dos años y cómo se pueden destrozar o reforzar las relaciones en sólo dos años que vuelan como si fueran sólo un par de minutos. Todo por culpa del tiempo, tan escaso en este período de nuestras vidas y que la mayoría de las veces no sabemos aprovechar... o mejor dicho PRIORIZAR.

Estoy un poco obsesionada con el tiempo, es verdad, pero es tan extraño que me hace pensar mucho y quizás más de lo necesario. Una vez mi amigo Stephan me dijo que el tiempo era un invento del hombre, quizás esa vez no le tomé el peso a lo que comentaba con seguridad mientras otros le debatían, pero ahora esas palabras vienen a mi cabeza bien seguido aunque nunca se lo he vuelto a comentar y tal vez ahora se entere que cada vez le encuentro más razón y hasta creo que debería patentar la frase. Habrá sido bueno inventar el tiempo?

Ufff... estaría horas y horas escribiendo sobre esto, de hecho tengo (o tenemos, junto con mis amigos) tremendas teorías al respecto que pienso en escribir acá pero adivinen... Sí, no tengo tiempo.

1 comentario:

Guata Amarilla! dijo...

wow... me gusta tu blog..
llegue por lo de ximena!